QUIERES SER COMO EL BAMBU ?

TODO REQUIERE UN ESFUERZO, UNA DISCPLINA

“La historia da cuenta de una vieja lección del lejano Oriente. Se trata del Bambú, el árbol que crece hasta 32 metros por mes; en promedio un metro diario. Bosque_bambu1

Es tan sorprendente que se afirma que si te quedas mirándolo unos minutos, podrías verlo crecer.

Además de su rápido crecimiento, la particularidad del árbol es su germinación. Y es aquí donde el caso resulta verdaderamente aleccionador: Tú puedes plantar hoy una semilla de Bambú en el jardín de tu casa, puedes brindarle el mejor de los cuidados todos los días, mes tras mes, y no logrará que brote ni el más pequeño de los tallos. Pensarás que la tierra no es la apropiada, que el clima jugó en contra, que la semilla no fue la indicada o que los cuidados no fueron los necesarios: sufrirás una aparente decepción.

Y es que durante sus siete primeros años, el Bambú solo crece hacia abajo. Solo crecen sus raíces. Mientras tú no veías nada, algo sucedía: el bambú expandía sus raíces, las afirmaba. Antes de brotar, se preparaba, formaba sus bases.
Siete años le toma prepararse a la planta de mayor crecimiento en todo el reino vegetal. Mientras tu regabas la semilla e impaciente pensabas que no tenías “suerte”, el Bambú crecía hacia abajo. Tú no veías nada en la superficie, pero algo poderoso se formaba internamente.

Ser el mejor, el número uno, el que más crece, el que más lejos llega…no es fácil. Un gran logro exige una gran preparación. El crecimiento del Bambú es posible gracias a que hay siete años de formación, siete años de profundidad. Una vez que brota, en un mes puede crecer 32 metros. Y lo puedes cortar las veces que quieras, y él seguirá creciendo.

Ni la más fuerte de las tormentas, ni el más adverso de los climas, ni siquiera una aparente sequía, puede derrotar al Bambú. Su preparación es tal, que su destino es el éxito en cualquier ambiente en el que se haya determinado su crecimiento: el Bambú es famoso por su habilidad para sobrevivir en cualquier circunstancia.

Tú puedes elegir ser un Bambú. Puedes prepararte y proponerte crecer tan alto como imagines. Recuerda que el precio de los grandes triunfos es la preparación. Mucha preparación. De ahí que quienes cuenten con un gran espíritu de preparación, disciplina y constancia, encontrarán el triunfo en todo lo que se propongan. No importa si, pese a tu preparación, no ves los resultados inmediatos. Sé perseverante, sé como el bambú 

Fuente: Gladiz Ruiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s